Debates políticos, ¿derecho democrático?

Me gustaría ver un Zapatero-Rajoy por la televisión. Un cara a cara como aquél de Felipe González y Aznar en el año 1993 que no recuerdo muy bien porque era pequeña y, que conozco porque he leído sobre él y por las emisiones de los aniversarios de TVE. El jueves Gabilondo entrevistaba a Rajoy en Cuatro consiguiendo (como era de esperar) altas cotas de audiencia. Gabilondo estuvo fino, pero descafeinado. Una entrevista correcta, sin más.

En el problemático año 2004 con el 11-M y la guerra de Irak de fondo, ZP quiso debate y Rajoy no. ¿Miedo? ¿Precaución? Después de comprobar los resultados electorales, Rajoy lamentó no haber ido a debate. ¿Le hubiera  dado más puntos ese cara a cara?

PP y PSOE han pactado los temas que se tienen que tocar y los que no en caso de que vayan a debate (falta de transparencia), la duración del programa (90 minutos) y los días. Pero todo se congela porque Rajoy quiere que se emita solo en Antena 3 y Tele 5 y Zapatero, que parece lo más lógico, quiere que se emita en la cadena pública TVE-1 y que se distribuya de manera gratuita al resto de canales para que lo pueda ver todo el que quiera en cualquier canal.

Lo que nos queda, por lo de ahora, es escuchar las pamplinas y discursitos que los líderes dicen desde su púlpito. Ellos echan el rollo y nadie rebate las opiniones. Envían su programa electoral y los españoles de a pie tenemos que decidir en unas listas ya cerradas y candidatos elegidos a dedo por el propio partido quien dirigirá el país, quien nos representará.

¿Es esto un derecho democrático?

Anuncios

2 comentarios en “Debates políticos, ¿derecho democrático?”

  1. Justo ahí radica el problema, en la falta de debate, de réplica. En la pasividad. Intento encontrar el sentido al discurso político de los candidatos, pero es muy complicado, falta seriedad, falta compromiso. Falta que en vez de dedicar el tiempo a proponer cosas absurdas que benefician a las minorías, ofrezcan soluciones a la situación económica que atraviesa España. A la falta de oportunidades laborales, el precio de la cesta básica, lo difícil que resulta mantener una hipoteca. Esas cosas sí nos importan.

  2. Lo que más me molesta de todo esto es que, a pocos meses para que seamos convocados a las mesas electorales, hay muy poca, o quizá ninguna transparencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s