No nos olvidemos de Túnez

“Cuando una casa se derrumba por dentro ni siquiera la fachada más bella puede sostenerla. Eso es lo que pasa en el Túnez de Ben Alí, presidente de ese país. Las manifestaciones de las últimas semanas son tanto protestas económicas y sociales como explosiones de cólera política contenida durante mucho tiempo. (…)

Los manifestantes son (…) una parte de esa clase media tunecina que es el alma y la savia de ese país, depositaria, desde hace más de 20 años, de un crecimiento que rara vez se ha situado por debajo del 4%. Un resultado (…) que constituye la base del contrato social pactado con la familia Ben Alí: en contrapartida al aniquilamiento de las libertades políticas, el régimen garantizaba el éxito económico. (…) Pero la crisis ha terminado por alcanzar a un Túnez. (…)

En realidad, el “mal tunecino” es bastante más profundo. Es más una fractura creciente entre el régimen y una población educada, tolerante y abierta. La naturaleza del régimen de Ben Alí es la causa de esta situación: un clan familiar corrompido (…) que ha puesto al Estado al servicio de su enriquecimiento personal. Se trata de una “cuasi mafia”, como se dice en un telegrama revelado por Wikileaks.

Con el pretexto de luchar contra el integrismo islámico, se amordaza a la prensa, a los sindicatos y a las asociaciones y se censura Internet. Los periodistas, tunecinos y extranjeros, están sometidos a una intimidación policial que puede llegar incluso hasta la agresión física.

Francia y otros países europeos callan. Son cómplices silenciosos. Ha llegado la hora de que Europa lance a Ben Alí una seria advertencia”.

‘Le Monde’ (París, 7 enero 2011) texto publicado en El País.

Anuncios

2 comentarios en “No nos olvidemos de Túnez”

  1. A Europa siempre le han convenido los regímenes cómodos que mantuvieran a la población de estos países atada mediante puño de hierro enfundado en guante de supuesta seda. Pero la crisis del sistema, ay amiga, se nota mucho más en este hemisferio pobre cercano y a la masa no hay quien la calle, muchas veces ni quien la pare, si tiene hambre.
    Me contaba hace poco un amigo francés que en la prensa de allí apenas habían tenido eco las revueltas de El Aioun. Qué mierda que es la prensa. Es mucho más sencillo mirar para otro lado porque el sistema está basado en la desigualdad, sin ella se cae. Sin los parias los brahamanes no pueden subsistir. En el norte de África hay regímenes escandalosos sustentados por Europa, encabezados por la dictadura encubierta egipcia, la argelina de Bouteflika y sus acólitos o por los chorizos Ben Alí. La excusa del integrismo es perfecta para repartir leña al lumpen pero… ¿qué haríamos nosotros en su lugar? Yo lo tengo claro, estaría poniendo bombas, inmolándome no creo.

    Un “sin venir a cuento”: Alex de la Iglesia debería morir. Aunque he de reconocer que ver a Carlos Areces corriendo desnudo por el bosque me resultó gracioso. A ver de qué bando te posicionas en este caso…

    1. Qué te voy a contar, yo también me lo pasé en grande viendo a Areces en pelota picada. He de reconocer que salí desconcertada del cine, pero tanta parida junta surrealista me hizo gracia. El principio de la peli genial, y la ida de olla progresiva de Álex de la Iglesia…jaja, bueno, no estuvo mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s