Primavera

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías tomadas un día cualquiera en Stadspark (parque municipal) de Amberes.

Anuncios

Mi amiga R, pequeño homenaje de despedida

La conocí hace 3 años. Es de brasil, de madre gallega y de padre catalán, ¿o era al revés? nunca lo recuerdo…

Me la presentó un día de verano mi amigo J, ella ya me conocía, dio la casualidad de que me leía cuando escribía articulillos para el periódico local, me dijo que quería conocerme, que le gustaba cómo escribía, ¿yo? er… si soy una plumilla!! he de reconocer que me encantó que me lo dijera, fue un momento de subidón!

Hicimos un viaje juntas, a Asturias y nos recorrimos Oviedo cultural y pasamos un frío de narices, pero con humor y queriendo ver a… ¿la prinzesa Leti?, si… estaba por allí y la gente se agolpaba para verla, creo recordar que la llegamos a ver, bueno yo casi… porque sufrí horrores debido a mi “estatura sobaquera” (dícese de la persona de baja estatura cuya nariz da justo a la altura de la axila de otras personas), y huímos de aquél lugar tan pronto como pudimos y con algún inevitable pisotón y empujón en nuestro cuerpo ya magullado. Comimos fabes, salimos de noche, conocimos a un montón de periodistas borrachos y nos quedamos dormidas en el viaje de vuelta. Eran los Premios Príncipe de Asturias 2007.

Luego coincidimos en el trabajo, ella estaba en otra sección pero nos veíamos y aprovechábamos los ratos muertos para hablar y ponernos al día. No salimos mucho de fiesta, una pena, la “samba brasileira” es divertida. Pero ella acababa muerta del trabajo y se retiraba a descansar en el sofá de su casa. Y eso que yo insistía pero nada, me daba esquinazo con una destreza y una facilidad apabullantes!

Como conseguir salir con ella de noche era algo casi imposible, optamos por vernos y quedar a tomar batidos en verano disfrutando del mar. Duró poco. La explotación a la que estaba sometida en el nuevo trabajo no la dejaba respirar. Así que estuvimos una buena temporada sin vernos.

Recorrimos 100km juntas del camino de Santiago. Me hidrató subiendo una cuesta infernal con una gran pendiente y bajo una solana de 30º, ¿te acuerdas? casi muero de una insolación. Me puse tan roja que casi estallo. Y Rosi, otra amiga de Brasil me prestaba su crema solar protección 50, una barbaridad, pero poco me hizo. Nos lo pasamos muy bien en esas caminatas, y la subida a la cubierta de la Catedral de Santiago, increíble y muy recomendable, menudas vistas!!

A R le gusta el periodismo, la aventura, la gente de todas partes, la multiculturalidad, las ciudades vivas, Barcelona, aprender, conocer, viajar. Habla 5 idiomas: francés, inglés, español, portugués y gallego. Me gusta su pelo, su simpatía, su modo de “ver la vida”, su acento raro mezcla de todo y su cazadora con piel de borreguillo.

Es cariñosa, amable, interesante, abierta e inteligente. El martes se va a su casa en Brasil y no sabe si volverá, aunque por su cara, lo más seguro es que no. Vino por un año y se ha quedado cuatro. Y tardará en llegar a Brasil 24 horas.

R te voy a echar de menos… ah, y gracias por invitarme a este té con vainilla y por la larga charla de esta tarde, tenía muchas cosas que contarte y el tiempo se me echaba encima. Cuando quieras repetimos, me toca invitar a mí. El lugar prefiero que lo elijas tú.

Espero esos e- mails que me prometiste!! Seguro que nos volveremos a ver en algún lugar del mundo.

Un beso y hasta siempre.

El Camarada, Cesare Pavese

Se puede decir que estoy enganchada. Leí una cita de Cesare Pavese, casi por casualidad, en un libro que me prestó mi padre y me llamó la atención él. Investigué sobre su persona y su biografía y me atrajo todavía más.

Tachado de misógino, pero sin serlo, ya que más que odio hacia las mujeres se trata de un amores frustrados, sus relaciones sentimentales son un mar de contradicciones en el que la figura de la mujer es una especie de demonio y objeto inalcanzable. Esa frustración se dice que la arrastra Pavese desde su infancia, al faltarle la figura paterna (su padre murió de tumor cerebral cuando tan solo tenía 6 años) y es criado bajo las faldas de una madre autoritaria y de una hermana a la que muestra “sincero afecto”.

Empecé con El Camarada y aunque me gustó creo que fue un error porque no es una obra con la que se deba empezar para entender a Pavese. Voy a reescribir un breve resumen que hace el propio autor de la obra, nadie mejor que él para explicarla:

“El presente libro es la historia de una educación y de un descubrimiento. Muchos nos han contado cómo los jóvenes de las clases cultas burguesas maduraron a la vida y a la historia en los últimos años del fascismo. Hasta hoy está por averiguar cómo llegaron a eso los otros, los proletarios y los incultos. El autor no se hace la ilusión de haberlo logrado, pero lo ha intentado. Ha imaginado en este libro a un jovenzuelo pequeñoburgués desocupado e inculto -algo peor que un proletario- y lo ha enfrentado con ciertas realidades. La peripecia no es ejemplar, todo lo contrario. Este jovenzuelo tiene sus ideas, sus privilegios, sus libertades, hasta toca la guitarra. Sus aventuras no demuestran nada. El autor lo sabe. Son las aventuras de Pablo. El autor cree que un relato no puede dar nunca más que las aventuras de Pablo. El mundo está lleno de Pablos, todos distintos y todos dedicados a descubrir las cosas. Que cada narrador nos dé cuenta de alguno de ellos; que los buenos alineen acaso varios, en otros tantos hermosos relatos distintos. Pensará después la posteridad en elegir y condecorar a los más duraderos, y a lo mejor en encontrar en uno solo de ellos al campeón del siglo”.

Otro de los temas que ronda la obra de Pavese y, en concreto, esta de El Camarada es el fascimo; en parte porque la oposición de Pavese al régimen fascista le impidió obtener una cátedra en la Universidad de Turín y tuvo que buscar sustento en las traducciones de los clásicos ingleses al italiano. En 1935 lo arrestaron y permaneció durante unos meses en una cárcel de un pequeño pueblo del sur de Italia.

My top list libros del año 2010

Como todos los fines de año siempre se hacen balances y recuentos. Aquí va el mío. No están todos los libros que quisiera, pero sí los más destacados. Son todos de temática distinta, los que pongo en negrita son los que me han encantado (algunos han sido relectura, dependiendo de mi estado de ánimo y ganas).

Ah, por supuesto agradezco críticas, sugerencias y recomendaciones, me gusta leer y siempre acepto libros, aunque sea para rajar después… también tiene su punto divertido y todos los años hay que tachar algún libro o autor.

LIBROS 2010

  1. Caín, José Saramago.
  2. Todo cuanto amé, Siri Hustvedt.
  3. La mesa limón, Julian Barnes (relectura)
  4. Brooklyn Follies, Paul Auster (relectura)
  5. Sale el espectro, Philip Roth.
  6. Deudas y dolores, Philip Roth.
  7. El aliento del cielo, Carson McCullers. (La edición Seix Barral con el prólogo de Rodrigo Fresán, buenísima).
  8. La caja negra, Amos Oz.
  9. Penélope y las doce criadas, Margaret Atwood.
  10. El último encuentro, Sándor Márai. (El mejor)
  11. Oscar Wilde, prólogo de Luis Antonio de Villena.
  12. ¿Por qué corre Sammy?, Budd Shulberg.
  13. Lo que me queda por vivir, Elvira Lindo. (no lo compréis!!)
  14. Salomé, Oscar Wilde.
  15. La cuarentena, Le Clézio (regalo de cumple de M)
  16. Un trago antes de la guerra, Dennis Lehane (regalo de cumple de Nano)
  17. Blanco Nocturno, Ricardo Piglia.
  18. El camarada, Cesare Pavese.

¿Habéis leído alguno?

P.S. Feliz año a todos. Espero que el 2011 sea mucho mejor que este infernal 2010 al que despido con una gran amigdalitis y en la cama… Lo dicho, FELIZ 2011!!

Padre no hay más que uno

Llevo toooodo el día con mi padre y amigos y me he dado cuenta de una serie de cosas sobre mi padre:

  • Da igual a que ida de olla de las mías lo lleve que él se adapta.
  • Se mete a mis amigos en el bolsillo sin esfuerzo.
  • Lo prefieren antes que a mí.
  • Les cuenta anécdotas, escucha, se ríe, se ríen, disfruta, disfrutan.
  • Ha sido un gamberro de los buenos.
  • No cuenta chistes sobre mi infancia (solo uno, pero se podía contar).
  • No es carroza.
  • Nos entendemos con una simple mirada y subida de cejas.
  • Estoy protegidíiiiisima y me encanta.
  • Es cariñoso pero no demasiado.
  • Con él no gasto ni un duro (todo procede de las arcas familiares).
  • Sabemos que estamos ahí pero no tenemos que estar pegados. Él se mueve solito y yo también.
  • En definitiva, que es regenialíasimo.
Estoy tierna y me ha salido un post ñoño, compensaré con uno más cruel otro día… (Efectos de la primavera II)