Shoot International! Contra la exclusión social en Amberes

 

Bueno… pues han sido cuatro días de intenso trabajo y mucho aprendizaje. Metida de lleno en un barrio con inmigrantes marroquíes que me han enseñado a bailar, a cocinar rico cuscus y a jugar al fútbol. En el barrio de Borgerhout viven en una de las zonas jóvenes de padres inmigrantes de origen marroquí y africano. Allí opera una asociación cultural juvenil que pretende insertarlos en la sociedad realizando talleres culturales y a través del deporte. El índice de criminalidad de las bandas juveniles (marroquíes contra africanos) ha disminuído desde que esta organización trabaja con ellos, porque han aprendido a convivir, a respetarse y a trabajar juntos. Uno de los trabajos que han tenido que hacer y colaborar es este campeonato de fútbol en el que han “competido” con otros jóvenes de Europa.
Experiencia que me llevo, muy buena, intensa, pero buena, porque me han acogido como una más dentro del grupo. Ah, el cuscus… increíble.
Más información en el artículo de Suite (pinchando en mi nombre).
Fotos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

No nos olvidemos de Túnez

“Cuando una casa se derrumba por dentro ni siquiera la fachada más bella puede sostenerla. Eso es lo que pasa en el Túnez de Ben Alí, presidente de ese país. Las manifestaciones de las últimas semanas son tanto protestas económicas y sociales como explosiones de cólera política contenida durante mucho tiempo. (…)

Los manifestantes son (…) una parte de esa clase media tunecina que es el alma y la savia de ese país, depositaria, desde hace más de 20 años, de un crecimiento que rara vez se ha situado por debajo del 4%. Un resultado (…) que constituye la base del contrato social pactado con la familia Ben Alí: en contrapartida al aniquilamiento de las libertades políticas, el régimen garantizaba el éxito económico. (…) Pero la crisis ha terminado por alcanzar a un Túnez. (…)

En realidad, el “mal tunecino” es bastante más profundo. Es más una fractura creciente entre el régimen y una población educada, tolerante y abierta. La naturaleza del régimen de Ben Alí es la causa de esta situación: un clan familiar corrompido (…) que ha puesto al Estado al servicio de su enriquecimiento personal. Se trata de una “cuasi mafia”, como se dice en un telegrama revelado por Wikileaks.

Con el pretexto de luchar contra el integrismo islámico, se amordaza a la prensa, a los sindicatos y a las asociaciones y se censura Internet. Los periodistas, tunecinos y extranjeros, están sometidos a una intimidación policial que puede llegar incluso hasta la agresión física.

Francia y otros países europeos callan. Son cómplices silenciosos. Ha llegado la hora de que Europa lance a Ben Alí una seria advertencia”.

‘Le Monde’ (París, 7 enero 2011) texto publicado en El País.

Rozando la (il)legalidad

El Ministerio de Sanidad está que echa humo. Primero fue la suspensión cautelar del adelgazante Depuralina, luego la investigación de Herbalife y por último las partidas de aceite de girasol que traían acento ucraniano. Lo del aceite fue un chiste, cómo es posible que un viernes el señor Soria nos diga que no consumamos aceite de girasol que está contaminado y que el lunes se levante la alerta. ¿Pero ya? nos preguntábamos.

Con las hierbas ocurre lo siguiente. En España no existe una normativa específica que regule la medicina natural que se dispensa en herbolarios y tiendas especializadas. En 1990 la Ley del Medicamento quedó derogada por la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos que no desarrolló nada sobre la medicina natural, por lo que la que había quedó un poco anticuada y pese a que el sector pida una regularización de la ley y de los profesionales… oídos sordos al asunto. “No existen dietas milagro” dicen los propietarios de las tiendas. Pero… ¿aquí vendéis productos llamados “milagro”? pregunto. “No, aquí lo que se vende son depuradores del organismo, laxantes y cosas así”, me dicen.

Al decir depuradores me viene a la mente el caso Depuralina, que registró nueve casos de intoxicación hepática y reacción alérgica en Portugal y que se suspendió su venta en España. “Esto es una caza de brujas, yo consumo Depuralina y nunca me ha pasado nada, quieren hundir el sector”, me dijo una de las propietarias de un herbolario. Pocos días después, el ministerio de Agricultura portugués continuó con la investigación y permitió la venta de Depuralina en Portugal.

Caso Herbalife. Sistema de venta piramidal al estilo EE.UU. Según me contaron técnicos en nutrición la cosa funciona así. Hay un cabecilla de la pirámide que forma a seis o siete personas para que distribuyan el producto, que a su vez tienen que consumir. Esas personas tienen que venderle el producto a otras y obtienen las ganancias, por lo que se lleva la comisión. Cuanto más personas consigas, más ganas. Y el que está por encima siempre se lleva mucho más. Requisitos: disposición y ganas de vender. ¿Se necesita algún título en nutrición o medicina? No.

Ayer salía en La Voz una noticia anunciando que se había desmantelado una red fraudulenta de adelgazantes. No nos engañemos, detrás de una dieta saludable y regular ejercicio físico está el milagro. El cuerpo y el cerebro lo agradecerán.

La jaima de Gadafi

El líder libio, Muammar el Gadafi, visitará España la próxima semana dentro de su recorrido por Europa (hace poco se le vio en Lisboa, Francia). Y se instalará en España de forma muy peculiar. Gadafi, como no podía ser menos, instalará su jaima (una tienda de campaña típica de los beduinos) en los jardines de el palacio de El Pardo.

Parece que es habitual que el líder libio lleve su jaima a todas las visitas oficiales que hace, en lugar de descansar en un hotel, como el resto de los mortales. Dentro de la visita a España está previsto, según anuncia el diario El País aunque los planes están sujetos a modificaciones, que Gadafi visite Sevilla y resida en San Lúcar la Mayor, en donde hay un hotel de lujo con mucho terreno y con Ferrán Adriá en la cocina,

En cualquier caso varios directivos de Repsol y Abongoa o las conserveras Calvo (ese toque gallego que está en todas partes) pretende entrevistarse con él y no es para menos, porque muy pocas veces Gadafi hace una tourneé por Europa.

Ahora cabe preguntarse, ¿cómo será la jaima? ¿estará bien equipada? ¿cuántas personas formarán su séquito?

       

Los políticos también lloran

Para que luego digan que los políticos no tienen corazón. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, mostró su lado más tierno y tuvo que contener las lágrimas al recordar la figura de Manuel Fraga, “nuestro” ex presidente de la Xunta, en una ceremonia de presentación del libro en su memoria Manuel Fraga, cuadernos de notas de una vida.

Gallardón se emocionó al hablar de su “maestro”: “Yo también quisiera que el día en el que yo me retirase de la política, mis hijos me mirasen con la gratitud con la que yo miro a Manuel Fraga”.

Todos conocíamos la faceta de alcalde “popular” de Gallardón, pero sin duda sorprendió esta reacción de la que ya han hablado casi todos, por no decir “todos” los medios de comunicación.