El síndrome del “adulescente”

El término “adulescente” deriva de “adulto” y “adolescente” y es la nueva acepción para denominar a los jóvenes o no tan jóvenes que continúan en casa de sus padres hasta una edad avanzada. Y es que la culpa de que los jóvenes no nos empancipemos, hasta pasados los 30, en la mayor parte de los casos, es la falta de oportunidades de empleo y los salarios bajos que hace que no podamos costearnos el alquiler, la hipoteca, la comida y los gastos de luz y coche (por citar algunos).

En La Voz sale hoy una noticia con este titular: “La Audiencia de Cantabria ve razonable que una madre quiera echar de casa a un hijo de 36 años”. Leyendo el texto te das cuenta del “elemento” que es su hijo porque insultaba reiteradamente amenazaba su madre y como el “chaval” se puede criar solito pues la Audiencia de Cantabria no vio ningún inconveniente en que se fuera de casa. Además, el hombre fue condenado por un delito de violencia en el ámbito familiar, a realizar trabajos sociales y a no poder acercarse a su familia durante dos años. Por si no teníamos bastante con la cantidad de casos de violencia sexista, ahora esto.

Aquí os dejo un vídeo en el que los niños imitan el comportamiento de los adultos

Anuncios

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero

Una vez se dio el caso en el que un hombre confundió a su mujer con un sombrero. El hecho fue posible porque el hombre sufrió una lesión en una parte del cerebro que regula y distingue los rostros. Al tener dañada esta parte, no era capaz de distinguir la cara de su mujer con la de un sombrero o diferenciar su propio rostro reflejado en el espejo.

Éste es uno de los ejemplos que Javier Cudeiro, catedrático de Fisiología de la Universidad de A Coruña, expuso en la primera conferencia del III Curso de Formación en Actualidad científica, para demostrar qué puede ocurrir cuando una parte del cerebro se daña. Ésta fue una de las anécdotas, pero Cudeiro contó muchas más a lo largo de la hora y media que duró la charla. Entre juegos y un pseudo diálogo con el público, Cudeiro explicó curiosidades como que las personas pueden llegar a verse flotando sobre la cama y creer que tienen experiencias cercanas a la muerte porque hay zonas del cerebro más o menos localizadas, que son las responsables de la experiencia religiosa. O la percepción estética que sirve para distinguir lo bonito de lo feo, además de ser capaz de inventar formas imposibles.

La charla, que tuvo lugar ayer por la tarde en el museo científico de la Domus, en A Coruña, y que fue organizada por NEUROcom y los museos científicos, tratará otros temas como el sueño, los genes o las enfermedades neurogenerativas en cuatro sesiones más que se celebrarán a lo largo de este mes.

Con todo esto se puede decir que es un hecho probado que el cerebro controla la realidad, pero tal y como dijo una persona del público cabe preguntarse: “Entonces, ¿quién controla el cerebro?”

¿Calles con nombres de políticos?

El ex presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga Iribarne, a falta de perder escaños, perdió su calle. Así, en el pleno que hubo en Santiago la semana pasada, ganó el NO que impide poner el nombre del ex presidente a una rúa de la capital compostelana. El debate está servido. Como en toda discusión hay dos bandos: los que dicen que Fraga hizo mucho por Santiago y los que mantienen que Fraga es un ministro de Franco.

Como decía La Voz de Galicia el domingo pasado: “todo político siempre representa a un bando, ninguno de ningún bando debiera dar nombre a una calle. Ni siquiera a una acera” . Por eso, ¿no sería mejor omitir los nombres de políticos para las calles y que tuvieran nombres de grandes figuras de la literatura, de las artes, de la filosofía o premios nobel? 

Antes de que reflexioneis, aquí os dejo esta imagen que he encontrado en un blog. El autor aclara que esta fotografía es de una calle de Alzamora en la que es tradición ponerle nombres de ciudades a los pueblos, y uno de los pueblos se llama Fraga. Ahora que habéis visto como quedaría esta placa con el nombre del ex presidente, ¿opináis a favor o en contra de que se ponga una calle con su nombre y por extensión, con el resto de políticos?

“Feo-asexual”

Feo-asexual: “Dícese de aquella persona poco agraciada que desafía los estereotipos estéticos con humor y autoestima alta, y que utiliza los rechazos amorosos para superarse”.
Éste es el nuevo término acuñado por el escritor argentino Gonzalo Otálora, que propone un impuesto para la belleza para “subsidiar a los feos y reparar así su sufrimiento”. Por eso ha desplegado una campaña en la sede del Gobierno Argentino para conseguir su objetivo.
Cuenta Otálora (de apellido también feo) que a él de pequeño lo tacharon de “más feo”, “el peor vestido” y “el idiota de clase”, y que cansado de tanto desprecio intentó apuntarse al gimnasio, y hacerse la cirujía estética para elevar su autoestima.
Ahora Otárola escribe un libro titulado “¡Feo!” y propone medidas de protección del feo. Además pide que los internautas cuelguen vídeos en su página web http://www.vxv.com/feosexual para terminar con el “fin de la belleza ideal”. Aquí en España se sigue el dicho de que “La suerte de la fea, la guapa desea”, pero aún así son muchos los problemas de los que se quejan los jóvenes para ser aceptados en la sociedad o en el colegio. Ser “gordito”, tener granos o llevar gafas puede ser motivo de insulto en la escuela y de posible fracaso personal. El autor afirma que en Sudamérica “las personas son clasificadas según se acerque su belleza al prototipo de los modelos que aparecen en televisión” y yo creo que en España también ocurre lo mismo. Las adolescentes idolatran a seres asexuados como son las modelos de pasarela, creadas por diseñadores que utilizan el cuerpo de la mujer como simple maniquí que muestra sus ropas. Entonces, ¿Qué significa ser feo? ¿En dónde está el límite de la belleza, si es que hay una belleza ideal?