Shoot International! Contra la exclusión social en Amberes

 

Bueno… pues han sido cuatro días de intenso trabajo y mucho aprendizaje. Metida de lleno en un barrio con inmigrantes marroquíes que me han enseñado a bailar, a cocinar rico cuscus y a jugar al fútbol. En el barrio de Borgerhout viven en una de las zonas jóvenes de padres inmigrantes de origen marroquí y africano. Allí opera una asociación cultural juvenil que pretende insertarlos en la sociedad realizando talleres culturales y a través del deporte. El índice de criminalidad de las bandas juveniles (marroquíes contra africanos) ha disminuído desde que esta organización trabaja con ellos, porque han aprendido a convivir, a respetarse y a trabajar juntos. Uno de los trabajos que han tenido que hacer y colaborar es este campeonato de fútbol en el que han “competido” con otros jóvenes de Europa.
Experiencia que me llevo, muy buena, intensa, pero buena, porque me han acogido como una más dentro del grupo. Ah, el cuscus… increíble.
Más información en el artículo de Suite (pinchando en mi nombre).
Fotos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

El síndrome del “adulescente”

El término “adulescente” deriva de “adulto” y “adolescente” y es la nueva acepción para denominar a los jóvenes o no tan jóvenes que continúan en casa de sus padres hasta una edad avanzada. Y es que la culpa de que los jóvenes no nos empancipemos, hasta pasados los 30, en la mayor parte de los casos, es la falta de oportunidades de empleo y los salarios bajos que hace que no podamos costearnos el alquiler, la hipoteca, la comida y los gastos de luz y coche (por citar algunos).

En La Voz sale hoy una noticia con este titular: “La Audiencia de Cantabria ve razonable que una madre quiera echar de casa a un hijo de 36 años”. Leyendo el texto te das cuenta del “elemento” que es su hijo porque insultaba reiteradamente amenazaba su madre y como el “chaval” se puede criar solito pues la Audiencia de Cantabria no vio ningún inconveniente en que se fuera de casa. Además, el hombre fue condenado por un delito de violencia en el ámbito familiar, a realizar trabajos sociales y a no poder acercarse a su familia durante dos años. Por si no teníamos bastante con la cantidad de casos de violencia sexista, ahora esto.

Aquí os dejo un vídeo en el que los niños imitan el comportamiento de los adultos